Programas / Cooperación Canadá / Cuenta ODA

Cuenta Especial ODA/Canadá

English version.

 

CUENTA ESPECIAL ODA CANADA.

En el marco de la Conferencia  de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, realizada en Río de Janeiro  en 1992, Canadá anunció la iniciativa  de convertir, bajo ciertas condiciones específicas,  la deuda de la Asistencia Oficial para el Desarrollo, en América Latina, en fondos de moneda local, con el fin de financiar proyectos de medio ambiente y de desarrollo sostenible. De esta manera, y dado el compromiso del Gobierno de Colombia de lograr una gestión ambiental descentralizada y participativa, los dos gobiernos firmaron  en agosto de 1993, un  Acuerdo para la implementación en Colombia de la Iniciativa de Conversión denominada Deuda Oficial de Asistencia (ODA, por su sigla en inglés).

En este sentido,  el Gobierno de Colombia definió que para la implementación del Acuerdo entre gobiernos, se designara a la Corporación ECOFONDO, como organización de organizaciones ambientalistas en Colombia, para que fuera la entidad  que administrara todo lo concerniente a la financiación de los proyectos. Es así, como en diciembre de 1993 se firmó el Convenio entre el Gobierno de la República de Colombia y la Corporación ECOFONDO.

El convenio establecía que debía darse prioridad  a los proyectos cuyo propósito  fuese la promoción del desarrollo de modos de vida sostenibles para los estratos de mayor pobreza que habitaran en ambientes de degradación aguda, con especial énfasis en grupos indígenas y otras minorías étnicas. De otra parte, se definieron las  siguientes acciones prioritarias para ser apoyadas:

  • Control de contaminación, especialmente donde las poblaciones fueran afectadas por esta situación.

  • Manejo de cuencas, conservación de suelos y de la biodiverisdad.

  • Actividades de manejo forestal sostenido.

  • Desarrollo de políticas que promovieran el manejo de los recursos naturales sostenibles  y el desarrollo de las estrategias  de manejo relacionadas.

  • Investigación científica aplicada, relacionada con problemas ambientales. 

  • Prácticas de recuperación  y producción ecológicamente sanas.

El Convenio tuvo una duración de 10 años. (1993 - 2003).

Cobertura:  Territorio Nacional.

 

RESULTADOS E IMPACTOS

Con motivo del cierre de la CUENTA ESPECIAL ODA/CANADA, ECOFONDO realizó en 2004 un proceso de sistematización de resultados e impactos de los proyectos que fueron  financiados a través de este mecanismo.

El objeto de la Sistematización quedó expresado en la pregunta eje del proceso: ¿Qué resultados e impactos han producido los proyectos cofinanciados por ECOFONDO con recursos de la Cuenta Especial ODA-Canadá, entre 1994 y 2003, en cuanto al mejoramiento de las condiciones ambientales y de equidad social en las regiones colombianas? Lo cual condujo a que el Universo de la Sistematización estuviera constituido por la totalidad de los proyectos cofinanciados en el período, que fueron 172. 

El análisis se realizó en el marco de los tres Ejes Temáticos desde los cuales ECOFONDO ha desarrollado su procesos de apoyo a la Gestión Ambiental Participativa:

  • Gestión ambiental en áreas silvestres y manejo sostenible de la biodiversidad.

  • Gestión ambiental en agroecosistemas.

  • Gestión ambiental urbana.

 

RESULTADOS DE LOS PROYECTOS DEL EJE TEMÁTICO GESTIÓN AMBIENTAL EN ÁREAS SILVESTRES Y MANEJO SOSTENIBLE DE LA BIODIVERSIDAD.

En este eje temático se ubicaron 41 proyectos.

La Población Beneficiaria de dichos proyectos, incluyendo el total de organizaciones que fueron fortalecidas institucionalmente como resultado de la ejecución de los proyectos, se distribuyó de la siguiente manera:

Familias: 9.797.  Mujeres: 16.897.  Hombres: 23130.  Jóvenes: 1807.  Niños: 8.455. Organizaciones fortalecidas: 497

 

Resultados en cifras

  • 119.568 Has intervenidas con Modelos de Conservación y Planes de Manejo.

  • 639.348 árboles de especies nativas establecidos.

  • 64.846 has con planes de ordenamiento ambiental formulados.

  • 40.912 Has con Planes Ambientales elaborados bajo la estrategia de Reservas Naturales de la Sociedad Civil. 

  • En cuanto al establecimiento de Reservas Naturales de la Sociedad Civil, se reporta un área total de 29.637,50 Has, ubicadas así: 25.593 has, en el Municipio de Cabrera (Cundinamarca); 3.924,50 Has en el río Ñambí y la Laguna de La Cocha; 120 Has en Lisama.

  • 35.000 has con trabajos de Zonificación Ambiental, incluyendo cartografía, de la cuenca media alta del Río Sumapaz.

  • En el Chocó Biogeográfico, un total de 12.716 Has que corresponden a la descripción y zonificación ambiental y Plan de Ordenamiento del Resguardo Indígena del Alto San Juan; y 11.218 Has en el Resguardo Indígena de Ipkikuntiwala con planes de ordenamiento ambiental.

  • En cuanto a Areas de Conservación establecidas alrededor de cuencas, subcuencas y/o microcuencas, se registran: 6.085,1 has en la subcuenca del Río Digua, la cuenca del Río Garrapatas, las cuencas media y alta del río Pance y la microcuenca Quebrada Seca del Municipio de Corinto (Cauca); 1.030 has alrededor de las cuencas de los Río Ñambí, Guapi, Timbiquí, Saija y Napi y La Laguna de La Cocha; 174,5 has en las microcuencas La Vizcaína Alta y Baja, y Las Golondrinas.

  • Se impulsó la recuperación y conservación de especies forestales de clima frío, produciendo 20.640 plántulas de: Arrayán (Myrcia popayanensis), Chagualo (Clusia alata), Encenillo (Weinmannia pubescens), Canelo de páramo (Drymis granadensis), Silvo silvo (Hedosyosmum bonplandianum), Drago (Croton smithianus), Matayva arborescens.

  • Las acciones de aislamiento para propiciar la revegetalización natural, de repoblamiento y/o reforestación con especies nativas, promovieron la recuperación de la cobertura vegetal en bosque de Niebla, Bosque Húmedo Montano Bajo, Bosque Pluvial Tropical, Bosque Seco Tropical, Bosque Andino, Bosque Húmedo Tropical y Bosque Alto Andino.

  • Se identificaron 450 especies de plantas nativas, mediante inventario taxonómico, algunas de ellas con estatus vulnerables.

Modelos de conservación impulsados.

La conservación se abordó en dos niveles durante la ejecución de los proyectos de este eje temático:

  1. Conservación y recuperación de especies de flora silvestre, y

  2. Areas de conservación.

Para el segundo caso bajo dos modalidades:

  • Areas de Reservas Naturales de la Sociedad Civil, modalidad que integró procesos de conservación estricta con producción directamente asociada a la conservación, para generar alternativas de producción agrícola y pecuaria integradas a la conservación de los ecosistemas que los sustentan. Bajo esta premisa, en la constitución de las reservas naturales se incluyeron prácticas y técnicas tales como: saneamiento básico, modelos agroforestales y silvopastoriles, producción y aplicación de abonos orgánicos, planes de manejo de especies  de fauna y flora endémica o vulnerable y el enriquecimiento de parcelas y corredores biológicas.

  • Areas de Conservación articuladas al ordenamiento ambiental y cultural del territorio, y alrededor de cuerpos de agua.

 

Lecciones aprendidas. 

"Las comunidades locales son el elemento central en cualquier iniciativa de conservación de la  biodiversidad".

De este modo, sin pretensiones adicionales, se puede afirmar que esta experiencia de ECOFONDO literalmente rompió en la práctica comunitaria el mito del supuesto antagonismo entre conservación y desarrollo, entendido éste como mejoramiento de las condiciones materiales de vida.

La consideración cada vez más seria del componente comunitario, junto con el replanteamiento de las lógicas institucionales de ECOFONDO para comprender y promover el significado la tradición cultural y la dinámica social de las comunidades locales, contribuyeron de modo significativo y particular en la promoción de la gestión ambiental desde la perspectiva de los pueblos indígenas y las comunidades afrodescendientes, cuyas organizaciones étnico-territoriales han jugado y están llamadas a jugar un papel importante en este enfoque de gestión ambiental. Ello condujo a que, dentro de la experiencia, se concretaran en el ejercicio real de la ejecución de los proyectos, procesos de conservación de biodiversidad integrados a la defensa y preservación de la diversidad cultural de comunidades indígenas, negras y locales; las cuales, históricamente, han sido agentes ambientales de protección de la calidad ambiental de sus territorios.

Las organizaciones étnico-territoriales pusieron de relieve, así mismo, dentro de esta experiencia, la posibilidad de ejercer realmente control social y cultural de sus territorios, a través de procesos de autorregulación, como las reglamentaciones comunitarias de uso de recursos naturales, ecosistemas y subsistemas específicos dentro de sus sistemas ancestrales de producción.

Por otra parte, haber trascendido enfoques de proyectos con tendencia a priorizar los componentes biofísicos, en desmedro de su aporte al mejoramiento de las condiciones materiales de vida de hombres y mujeres de las poblaciones beneficiarias; condujo a fortalecer las bases del enfoque de gestión ambiental participativa, promovido por ECOFONDO desde su creación. Es decir, aportó integralidad al concepto, promoviendo la mutua, interdependiente y sinérgica relación entre planificación ambiental, intervención en el medio físico y procesos organizativos comunitarios.

 

RESULTADOS DE LOS PROYECTOS DEL EJE TEMÁTICO GESTIÓN AMBIENTAL EN AGROECOSISTEMAS.

En este eje temático se ubicaron 72 proyectos.

La Población Beneficiaria de dichos proyectos, incluyendo el total de organizaciones que fueron fortalecidas institucionalmente como resultado de la ejecución de los proyectos, se distribuyó de la siguiente manera:

Familias: 13.744.  Mujeres: 21.082.  Hombres: 24.722.  Jovenes: 1.813.  Niños: 23.162.  Organizaciones fortalecidas: 330

Resultados en cifras

La tendencia predominante en este conjunto de proyectos fue la articulación de procesos de conservación de la base natural en diferentes escalas: suelos, cuerpos de agua, cobertura boscosa; a la reconversión de modelos de sistemas de producción convencional hacia Modelos Agroecológicos, bajo los siguientes principios:

  • La conservación de los recursos naturales.

  • La adaptación de los cultivos y de los componentes biocenóticos asociados al medio ambiente.

  • La obtención y mantenimiento de un nivel de productividad relativamente alto, pero sostenible desde la perspectiva ecológica, cultural y económica.

  • La reducción del uso de energía y de recursos.

  • El reciclaje de nutrientes.

  • El mantenimiento de una alta diversidad biológica y genética.

  • La maximización de la capacidad del uso múltiple del paisaje.

  • La conservación de los recursos renovables: suelo, agua, bosques.

  • La búsqueda de autosuficiencia alimentaria.

  • El mantenimiento de eficientes y sostenidos niveles de productividad.

Desde este enfoque se obtuvieron los siguientes resultados: 

  • 74.436 personas beneficiarias.

  • Es importante señalar que la participación cualificada de la mujer es diferencial en las distintas zonas del país. En Antioquia-Viejo Caldas, Chicamocha,  Sabana Grande y El Caribe es donde se avanzó más hacia una participación desde la equidad de género, aunque desde diferentes ópticas. Mientras que en Antioquia-Viejo Caldas y en Sabana Grande y el Caribe se plantearon proyectos y acciones específicos desde las mujeres; en Chicamocha la participación de ellas en la ejecución de los proyectos fue muy importante, pero sin que se llegaran a constituir grupos específicos de mujeres, sino que ellas asumieron, como lo hacen en la familia, de manera directa, roles diferenciados en los procesos productivos. Los componentes agrícolas hortícolas y medicinales y los componentes pecuarios de gallinas criollas, cuyes y conejos son asumidos en su gran mayoría por las mujeres. Es de anotar, sin embargo, que su  participación en la ejecución de los proyectos no se restringió a asumir las actividades productivas descritas, sino que también fue muy activo su papel en las instancias y reuniones de toma de decisiones y planificación de los proyectos.   

  • Un total de 4.389,4 Has fueron planificadas ambientalmente (cuenca del Río Servitá, cuenca alta y subcuencas del Río Tejo, y quebradas locales de los municipios de Mogotes, Puente Nacional y Barbosa (Santander)).

  • En 3.148,78 Has se propició cobertura vegetal nativa mediante aislamientos, repoblamiento vegetal y/o reforestación en ecosistemas estratégicos: Bosque Andino, Bosque Alto Andino, Bosque Sub Andino, Bosque Húmedo Premontano, Bosque Montano, Bosque Montano Bajo, Bosque Húmedo Tropical, Bosque Seco tropical, Páramo y Subpáramo. En general, los proyectos centrados en la reforestación, aún cuando lo hicieron con especies nativas, presentaron limitaciones y dificultades para su desarrollo exitoso. Tanto el establecimiento como el mantenimiento son más costosos y hay problemas relacionados con el porcentaje de sobrevivencia, que se agudizan en las épocas de verano. Así las cosas, presentaron mayores potenciales de impacto los proyectos que propiciaron la cobertura vegetal nativa mediante acciones de aislamiento para propiciar la revegetalización natural. Esta estrategia tiene mayores ventajas en términos de los costos, la conservación de la biodiversidad y la protección del recurso hídrico.

  • 3.260,46 Has se intervinieron para la reconversión de modelos de sistemas de producción convencional hacia modelos múltiples agroecológicos y hacia modelos que articulan cosmovisión indígena con principios agroecológicos. 

  • Algunos proyectos de Agroecosistemas se ejecutaron en el contexto estricto de procesos de educación y generaron currículos para diferentes niveles de educación.

  • 3.882,4 Has fueron planificadas y ordenadas en la Cuenca del Río Servitá: 1.010 has con Planes parciales de Ordenamiento; 1.476,40 has con zonificación ambiental; y 1.396 con planificación de zonas productivas.

  • 60 Has con planes de manejo en la Cuenca Alta del Río Tejo.

  • 293 Has de la subcuenca del Río Tejo: 201 has con Planes de Ordenamiento Ambiental y 92 has con Planes de Manejo Ambiental.

  • 4 Has de la quebrada Semisa (Municipios de Puente Nacional y Barbosa) con zonificación ambiental.

 

RESULTADOS DE LOS PROYECTOS DEL EJE TEMÁTICO GESTIÓN AMBIENTAL URBANA.

En este eje temático se ubicaron 35 proyectos.

La Población Beneficiaria de dichos proyectos, incluyendo el total de organizaciones que fueron fortalecidas institucionalmente como resultado de la ejecución de los proyectos, se distribuyó de la siguiente manera:

Familias: 49.355.  Mujeres: 152.536.  Hombres: 144.443.  Jovenes: 151.324.  Niños: 205.407.  Organizaciones fortalecidas: 129

Resultados 

  • La ejecución de los proyectos del eje temático Gestión Ambiental Urbana se sustentó en metodologías participativas, tales como: Investigación Acción Participativa y Aprender Haciendo; Diseño de Procesos Editoriales y de Comunicación, de manera articulada con metodologías específicas para abordar el componente social y las particularidades técnicas implícitas; Zonas de riesgo; conflictos ambientales; manejo de residuos sólidos, incluyendo transformación, innovaciones tecnológicas y mejoramiento ambiental de procesos productivos, diseño de rutas y micro-rutas de recolección, conformación de modelos de empresas con sectores populares y protección ambiental.

  • En la Unidad Regional Chicamocha, la ejecución de un proyecto por parte de la Fundación Convite Cultural, ubicado en el ámbito de la Comunicación elaboró una Propuesta Metodológica alrededor del Conversatorio como Instrumento de intercambio y construcción de conocimientos y de explicitación y manejo de conflictos internos e interorganizativos. El proyecto ejecutado por FUNDAMA, a su vez, se basó en procesos propios de la producción de medios, desde una perspectiva alternativa y de trabajo en red.

  • En la Unidad Regional Nororiental se abordaron eficientemente propuestas metodológicas articuladas a la generación de sistemas de manejo integral de residuos sólidos. 

  • En la Unidad Regional Sabana Grande y El Caribe, la Fundación Zoológico de Barranquilla, FUNDAZOO, sustentó la ejecución del proyecto en diseños pedagógicos y muestras educativas sobre la clasificación taxonómica de especies de fauna silvestre, sus características fenotípicas y sus hábitats; todo lo cual, articulado al diseño de talleres interactivos sobre temáticas ecológicas, consolidó su Centro de Educación Ambiental, como escenario de inducción a visitantes del zoológico en general y a grupos escolares específicos en particular.

  • En la Unidad Regional Antioquia-Viejo Caldas, se presentaron algunas propuestas metodológicas específicas, como las de la Fundación FORHUM, para intervención en Zonas de Riesgo, y la Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila, con una propuesta metodológica para la comprensión, identificación y manejo de conflictos ambientales urbanos, a partir de estudios de caso en el Área Metropolitana de Medellín y el Valle de Aburrá.

  • Otros casos de esta Unidad Regional tuvieron que ver con diseños participativos para Educación Ambiental ligada a procesos educativos formales (Grupo Ecológico Colegio Nacional Jesús María Ocampo); procesos participativos en Gestión del Riesgo y ayuda humanitaria, incluyendo atención psicosocial y trabajo con grupos vulnerables, niñez y Tercera Edad (Fundación Herencia Verde, Fundación Ecológica Reserva Las Mellizas); y ejercicios de diagnóstico y planificación participativa de agendas ambientales locales (Fundación Ambientalista Bosque de Niebla, en coejecución con Fundación Espiral, en Armenia y Pereira, respectivamente). 

  • Dos (2) proyectos, ejecutados por la Fundación Ambientalista Bosque de Niebla (en conjunto con la Fundación Espiral) y la Corporación Ecológica y Cultural Penca de Sábila abordaron la planificación y el ordenamiento ambiental en Antioquia-Viejo Caldas. 

  • En Bogotá-Cundinamarca, Unidad Regional que presentaba el mayor desarrollo conceptual, metodológico y operativo en gestión ambiental urbana en el ámbito de ECOFONDO, fueron destacables los trabajos realizados sucesivamente por la Fundación Humedal La Conejera, en este ecosistema, cuya problemática diagnosticó eficientemente como base para propuestas de zonificación y planes de manejo integrales; que han incidido con gran impacto en la contención de los procesos de urbanización ilegales y en las políticas públicas sobre humedales a nivel distrital y nacional. Así mismo, la perspectiva de la Fundación FIDHAP fue un avance importante en cuanto a planificación y ordenamiento, con una propuesta alrededor del Río Tunjuelito como referente para ello en las políticas públicas, en perspectiva de desarrollo para el conglomerado sur de Bogotá.

  • El proyecto de ENDA-América Latina introdujo un enfoque conceptualizado como Reciclaje Solidario, contexto en el cual los impactos de la intervención no están dados tanto por la integralidad de un sistema de manejo propiamente dicho, sino, sobre todo, por la dignificación de los recicladores de oficio como agentes ambientales con los cuales las fuentes establecen relaciones solidarias de entrega de residuos. Así, el reciclaje popular se insertó en ámbitos residenciales, públicos, comerciales y educativos, como una posibilidad (solidaria) de mutuo beneficio para la fuente y para el reciclador. Así mismo,  ENDA produjo análisis pertinentes sobre el manejo de residuos en el Distrito Capital, especialmente sobre el Plan Maestro de Manejo de Residuos; y articuló a las familias recicladoras de dos asociaciones (Suba y Prado Veraniego) a procesos de resolución pacífica de conflictos, veeduría ciudadana y análisis de sus procesos de reciclaje popular.

  • CORDESCO (Bucaramanga) y la Asociación de Recicladores Fuerza Horizonte (Pasto) fueron los primeros proyectos, en el ámbito de la Cuenta Especial ODA-Canadá, que avanzaron hacia la estructuración de un modelo de manejo integral de residuos sólidos. En ambos casos, tomando como punto de partida el reciclaje de oficio y su relación con los sitios de disposición final, se trabajó hacia la articulación de las diferentes etapas de la cadena productiva. CORDESCO adelantó diagnósticos pertinentes en las fuentes, como base para organizar el sistema. Fuerza Horizonte enfatizó el proceso organizativo de los recicladores y, de hecho, tiene como impacto la generación de una iniciativa empresarial desde el reciclaje popular: La Cooperativa Empresarial de Recicladores de Nariño, COEMPRENDER, que asocia grupos preooperativos y cooperativos locales de recicladores de Pasto.

  • El proyecto de CINSET fue novedoso en el tema al incursionar directamente en procesos productivos microempresariales de transformación de residuos plásticos, con un alto componente técnico, en una zona característica por esta actividad en Bogotá, El Tintal. 

  • El proyecto ejecutado por ASPROMA, presentó un valioso diseño metodológico para educación y monitoreo de la clasificación de residuos en los hogares, para micro y macrorruteo, y para las diferentes etapas de la cadena del reciclaje, incluyendo transformación y disposición final.

 

"PISTAS PARA CONSTRUIR PAIS"

Es evidente que de la ejecución de los proyectos se derivan “Pistas para Construir País”, porque evidencian tanto las condiciones requeridas como los interlocutores más apropiados para dicha construcción y concretan en la práctica alternativas viables, concretas, ubicadas en territorios concretos y construidas por organizaciones concretas.

Los proyectos son la certeza de que la construcción de la Paz es posible; pero que tiene requisitos previos, entre otros, la generación de alternativas concretas de producción y en general de calidad de vida para las comunidades locales, indígenas, afrodescendientes, campesinas; lo cual incluye la necesidad de garantizarles el acceso al territorio con ecosistemas y recursos estratégicos para la alimentación y la agricultura; construir relaciones horizontales entre el Estado, las ONGs, las instituciones educativas y las organizaciones y comunidades de base y garantizar mecanismos reales de participación, que faciliten el control social y reviertan la exclusión económica, social y política de estos sectores sociales.

En cuanto a sus aportes a la paz, el análisis colectivo realizado con las organizaciones ejecutoras, en el contexto de los Talleres Regionales de Convalidación de Datos y Proyección de la Gestión Ambiental Regional, como parte del Proceso de Sistematización, concluye que los proyectos contribuyen de manera efectiva a la construcción de condiciones favorables a la Paz en las comunidades y regiones; porque generan alternativas locales de desarrollo, que a su vez se constituyen en alternativas frente al conflicto armado, en la medida en la que apuntan al mejoramiento de la calidad de vida y a la sostenibilidad de los recursos naturales, contribuyen a la generación de propuestas agroalimentarias y agroproductivas para las familias campesinas: “Sembrando, porque el hambre genera violencia”, según afirmación hecha en el taller de Antioquia-Viejo Caldas; promueven el empoderamiento de las comunidades para definir su propio desarrollo y seguridad democrática basada en el tejido social, y porque desde los proyectos se promueven valores y actitudes para la construcción de PAZ.  

 

Aportes de los proyectos en la generación de alternativas locales de desarrollo:

  • Generan y apoyan propuestas de desarrollo rural, con participación y toma comunitaria de decisiones.

  • Demuestran que la paz se debe buscar en armonía con los ecosistemas del país.  Si bien es cierto que se requiere suplir las necesidades básicas, esta búsqueda debe fundamentarse sobre sistemas sostenibles que armonicen la producción con los ecosistemas y con procesos organizativos autónomos.

  • Apuntan al mejoramiento de la calidad de vida y la sostenibilidad de los recursos naturales.

  • Contribuyen a la generación de propuestas agroalimentarias y agroproductivas para las familias campesinas: Sembrando, porque el hambre genera violencia.

  • Las acciones de los proyectos contribuyen a fortalecer la seguridad alimentaria en la región: “Con comida somos menos vulnerables”.

  • Los Modelos de Sistemas de Producción Sostenibles que se promueven desde los proyectos se constituyen en aportes a la paz en la zona.

  • En cada espacio donde se ha desarrollado un proceso ecológico (reforestación, parcelas demostrativas, estufas, etc) se ha mostrado que existen alternativas para un modelo de país diferente.

  • La propuesta agroecológica demuestra que es viable económicamente, genera beneficios, alternativas y suple necesidades básicas.

  • Promueven tecnologías apropiadas para la economía campesina.

  • Son alternativas económicas en cuanto a ingresos y dinamización de la economía familiar y campesina.

  • Se han constituido en alternativas frente a cultivos ilícitos

  • Los Proyectos “abren los ojos”, alertan, ponen en conocimiento a la gente: Incremento de los niveles de conciencia crítica de la población frente a ofertas de desarrollo provenientes del Estado o del sector privado no enmarcadas en criterios ambientales.

  • Se ha contribuido a construir democracia y equidad.

  • .Mejoramiento de los niveles de vida de la población. No sólo en cuanto a condiciones materiales, sino también en cuanto a cualificación de personas y organizaciones, a través de procesos educativos y organizativos.

  • Aportan a la construcción de alternativas para mujeres campesinas en zonas de economía campesina.

  • Incidencia de los proyectos y los procesos generados por éstos en reducción de desplazamiento de familias y personas de los predios a la ciudad. Contribuyen a disminuir migración de jóvenes

  • Impulsan la construcción de alternativas locales y regionales (educativas, formativas, tecnológicas, económicas y políticas) de permanencia digna y disfrutable en los territorios.

  • Promueven arraigo y apropiación territorial. Contribuyen a garantizar permanencia en los territorios.

  • Muestran condiciones requeridas para construir alternativas de desarrollo: Concertación, descentralización orgánica en la toma de decisiones, Sostenibilidad Ambiental.

  • Los proyectos adelantados son hechos de paz porque promueven la seguridad alimentaria, la generación de conocimiento, la conservación de nuestros recursos, el ordenamiento del territorio y la adopción de una cultura ambientalista. En la medida que se consoliden círculos de personas que trabajen con principios de respeto, transparencia y compromiso con el interés general, se podrá contar con catalizadores de un clima de confianza sin el cual la sociedad colombiana no va  a lograr la paz con justicia social y ambiental.

  • Visibilizan una propuesta de intervención para el cambio desde la perspectiva ambiental, entendida en su sentido integral

  • Han contribuido a la implementación de los Planes de Vida de las etnias

  • Han aportado al ejercicio de Autonomía y Autorregulación en cuanto a la gestión territorial.

 

Aportes de los proyectos en la promoción de valores y actitudes para la construcción de PAZ:

  • Fomentan valores de igualdad en el hogar, las veredas, el municipio y el país.

  • Generan esperanza de vida y arraigo a la tierra.

  • Promueven enfoques de valoración de la cultura campesina y sus condiciones de vida.

  • Promueven una sociedad favorable a la construcción de ciudad y territorio con criterios de equidad y sostenibilidad.

  • Aportan a la unidad en el trabajo y el apoyo mutuo, y fortalecen actitudes de compromiso de profesionales e instituciones en los procesos de gestión ambiental.

  • Contribuyen a reivindicar el papel de las comunidades y a empoderarlas mediante el conocimiento.

  • Coadyuvan en el abordaje de conflictos familiares, sociales, ambientales; y en el reconocimiento de que las mujeres son víctimas de las distintas violencias y también las ejercen contra ellas mismas, contra otras y otros.

  • Han propiciado la participación y la tolerancia.

  • Refuerzan elementos de justicia, equidad, solidaridad, sostenibilidad en las comunidades.

  • Promueven la búsqueda de equidad y de cambio de las condiciones que generan violencia.

  • Aportan reflexiones sobre la experiencia, para que el discurso sea coherente con la práctica cotidiana.

  • Promueven el respeto entre mujeres y hombres.

  • Promueven el reconocimiento y respeto de las ejecutoras en su medio social.

 

Aportes de los proyectos en cuanto a procesos organizativos y de participación:

  • Promueven la participación e incidencia en los espacios de concertación con propuestas colectivas.

  • Promueven propuestas asociativas de base y les aportan contenido político.

  • Apoyan la construcción y consolidación de espacios de reflexión, participación y decisión del país y los territorios que soñamos.

  • Han favorecido la integración familiar en los Consejos Comunitarios y resguardos indígenas, vivenciando armonía e intercambio de productos y experiencias interétnicas.

  • Han aportado elementos favorables a la construcción de la paz y al crecimiento personal y comunitario para la reivindicación de derechos individuales y colectivos.

  • La presencia permanente de ONGs ejecutoras de proyectos y de profesionales de apoyo en las comunidades contribuye a incrementar niveles de autoestima comunitaria y confianza en los procesos locales frente a situaciones de conflicto.

  • Promueven el empoderamiento de las comunidades para definir su propio desarrollo, seguridad democrática basada en el tejido social.

  • Contribuyen al fortalecimiento de la identidad cultural de las comunidades.

  • Impulsan procesos educativos construidos con personas y grupos.

  • Contribuyen a la construcción del tejido social a través de procesos organizativos.

 

MAYOR INFORMACIÓN EN EL CENTRO DE DOCUMENTACIÓN DE ECOFONDO.

Organizaciones Miembro: