La frontera del frácking avanza en territorios indígenas.

La frontera del frácking avanza en territorios indígenas

Los cinco nuevos contratos firmados en Navidad por el Gobierno con Drummond empujan el fracking incluso hasta la ‘La Línea Negra’ de la Sierra Nevada de Santa Marta. Esta es la cartografía de las amenazas.

Equipo Colombia Plural // Fidel Mingorance

Permiso a permiso y contrato a contrato la frontera del fracking avanza sigilosa en Colombia. Los mapas realizados por Geographiando en base a los últimos contratos aprobados y su relación con los territorios revelan que la frontera de la fractura hidráulica o el llamado gas de esquisto (fracking) se extiende. Esos nuevos contratos aumentan el listado de territorios indígenas afectados o afectables y se solapan con territorios de los pueblos Yupka, Wiwa y Wayúu. Y no solo eso, solapan también la denominada ‘Línea Negra’ de la Sierra Nevada de Santa Marta

La ‘Línea Negra’ es una zona de especial protección, debido al valor espiritual y cultural que tiene para los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada, son lugares sagrados para hacer los pagamentos (rituales) por el equilibrio del mundo. La normativa colombiana y la Corte Constitucional han avalado que esos pueblos (Kogi, Wiwa, Kankuamos y Aruacos) deben ser consultados cuando un proyecto pueda afectar el ejercicio de sus derechos, “no hacerlo constituiría un incumplimiento del Estado colombiano de sus obligaciones y una vulneración de los derechos de la comunidad”. La ‘Línea Negra’ quedó fijada por medio de una resolución del Ministerio del Interior de 1973 y refrendada en 1995. Y en 2015 la Corte reconocía en una sentencia que pese a que no había asentamientos indígenas los territorios dentro de la ‘Línea Negra’ están también sujetos a consulta previa.

Según la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales y el Ministerios de Medio Ambiente, en Colombia únicamente Drummond Ltd tiene permisos relacionados con el fracking. En noviembre del año pasado, como publicamos entonces, había un único permiso de exploración denominado La Loma, en el Cesar, que afectaba a los municipios de La Jagua de Ibirico, El Paso, Chiriguana, Becerril y Agustin Codazzi. Ese permiso se refería a la ‘Exploración de Hidrocarburos Convencionales (gas y petróleo) y Gas Metano asociado a Carbón denominado La Loma’.

No obstante, en diciembre, casi en Navidad, los días 21, 22 y 23 se firmaron cinco contratos de fracking para la Drummond, 4 de ellos de exploración y uno de producción. Los contratos de exploración eran bloques en estudio (TEA) que pasaron a ser bloques E&P (exploración y producción) enteramente operados por Drummond, mientras que el bloque en producción que se llama también La Loma, tiene en el área una mega-mina de carbón.

Estos son los mapas

Fuente: https://colombiaplural.com/la-frontera-del-fracking-avanza-territorios-indigenas/

Organizaciones Miembro: